?Tami Neilson y Danny and The Champions of the World llevarán el rock ‘n’ roll a la Virgen Blanca los días 21 y 22 de junio

Azkena Rock Festival vuelve un año más con la esperada y ya tradicional programación de conciertos gratuitos en la Plaza de la Virgen Blanca, una manera de compartir la pasión del ARF por la música llevándola al corazón de la ciudad y amenizar así las mañanas de las dos jornadas del festival, que se celebrará los días 21 y 22 de junio en Vitoria-Gasteiz. Cada día y horas antes de que el festival abra sus puertas en el recinto de Mendizabala, la fiesta comenzará en la Virgen Blanca con un concierto que arrancará a las 13:30h, corriendo la apertura a cargo del poderío de Tami Neilson el viernes y siendo Danny and The Champions of The World los encargados de activar la mañana del sábado.

Tami Neilson

Considerada como una de las artistas más excitantes del country actual y comparada a menudo con grandes del género cómo Wanda Jackson o Patsy Cline, el escenario de la plaza de la Virgen Blanca se prepara para poner en marcha la fiesta del swing que ofrecerá Tami Neilson con su poderosa fuerza vocal al ritmo del movimiento de cadera. Nacida en Nueva Zelanda pero canadiense de adopción, su carrera artística comenzó a muy corta edad junto a la Neilson Family, llegando a telonear al mismísimo Jonny Cash. Consolidada en la escena y alabada por la crítica, sus letras subversivas que abarcan temas tan dispares como la maternidad, la pérdida o la misoginia en la industria brillan sobre una colorida mezcla de soul, rockabilly, blues y country.

Danny & The Champions of The World

Formados en Londres en el año 2007, Danny and the Champions of the World ofrecen una combinación perfecta entre heartland rock y soul, géneros que su líder, Danny George Wilson, creció escuchando junto con el blues o el doo loop y cuya esencia está presente en todos sus proyectos. Teniendo en cuenta esas influencias, no es extraño que los seis álbumes de estudio de la formación sean un auténtico homenaje al viejo rock de raíces norteamericano, ese que se fija en los ritmos del country, el folk, el bluegrass, el góspel y el rhythm and blues. 

Atrás quedaron aquellas maravillas y reminiscencias folkies donde primaban más las raíces y el sueño americano que consiguieron en su debut ‘Danny & The Champions of The World’ (2008), ‘Streets of Our Time’ (2010) y ‘Stay True’ (2013), donde evocaban a Bob Seger, Tom Petty e incluso Springsteen, y donde ya empezaba a rezumar ese sabor a Stax que desprendería su continuación ‘What Kind Of Love’ (2015), un delicioso puñado de canciones redondas, con más soul que rock, con el retrovisor puesto en la E Street Band y los Rumour de Graham Parker en su época más pletórica. Composiciones, para muchos perfectas, centradas en la afición de Danny por contar historias de toda la vida, mentiras, bandas de rock y sobre todo sobre lo sucio e injusto del mundo, y que fue uno de los discos del año para muchos medios como Ruta 66, El País, Onda Cero o NME. 

En 2017 vio la luz su último trabajo hasta la fecha, ‘Brilliant Light’, un disco doble, con dieciocho nuevas canciones y en el que Danny no abandona su manera de entender el soul, llevándolo otros estilos y territorios ya conocidos y explorados en su carrera con anterioridad, advirtiéndose ecos de Grand Drive, y del folk y los americanismos de sus primeros discos con los Champions, algo que ayuda más si cabe a situarle como una de las figuras más importantes dentro de género rock de ribetes soul de las últimas décadas. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: