Fiestas de Carnaval – Historia y tradición del Carnaval vitoriano

El autor Jesús Escaño Castro, en su obra “Crónicas del Viejo Carnaval Vitoriano“, reúne las dispersas alusiones referidas al Carnaval vitoriano durante los dos últimos siglos, revisando y extrayendo anotaciones de periódicos, libros y revistas publicados en Vitoria-Gasteiz entre los años 1820 y 1931. En dicha obra, se evoca el espíritu que animó a nuestros antepasados en la celebración del Carnaval y muestra lo más fielmente posible sus costumbres, su ambiente, su esplendor y su posterior decadencia.

Los Carnavales ya se celebraban en Vitoria en el año 1679, fecha en la que pasó por Vitoria la ilustre viajera Marie Catherine Le Jumel de Barneville, que se hacía llamar Condesa D?Aulnoy. La presencia en el año 1679 de la Condesa D?Aulnoy en Vitoria, coincidió, según todos los indicios que se poseen, con el Carnaval y así se lo explica a una supuesta prima suya de París: “Quedé impresionada y tremendamente sorprendida, cuando al llegar a la Plaza Nueva, vi a cuatro cuadrillas de mozos, todos jóvenes, más de doscientos, que precedidos de cornetas y tambores, se divertían con alegre desparpajo, los cuales, aprovechando que había nevado sobre la ciudad, se peleaban entre sí, arrojándose “pelotas de nieve”, ante el regocijo del vecindario, que les contemplaba embelesado”.

Alegres fiestas

Las alegres fiestas del Carnaval eran en Vitoria de antigua tradición y de profundo arraigo en todas sus capas sociales. El Carnaval callejero vitoriano se veía siempre concurridísimo de una abigarrada multitud, atraída por el rumor de la “trolla”: el ruido característico del Carnaval. Era costumbre del Carnaval callejero, que al grito de ¡A la trolla, a la trolla, a la chibiribom-bom! … la juventud recorriera las calles de la ciudad, perseguida por los “Porreros”, que armados con sus temibles “bochinches”, golpeaban a todo el mundo.

Del ambiente carnavalino que imperaba en Vitoria a finales del siglo XIX surgieron las alegres estrofas del pasacalle tan popular entre los vitorianos y que se sigue cantando hoy en día:

“Los pintores de Vitoria
han terminado ya de pintar,
las Estaciones de Achuri
y Amara en San Sebastián.
Guía, guía maquinista
a toda velocidad
que la máquina del tren
se va a parar….
Y nos vamos a Vitoria
a pasar el Carnaval

Fuente: Jesús Escaño Castro. “Crónicas del Viejo Carnaval Vitoriano“. Edita: Ayuntamiento Vitoria-Gasteiz. 1992

A %d blogueros les gusta esto: